viernes, 2 de noviembre de 2012

Vengo de una raza marcada por el vigor de la fantasía y el ardor de la pasión.  Los hombres me han llamado loco; pero aún no está determinada la cuestión de si la locura es o no la más excelsa inteligencia, si mucho de lo que es gloria, si todo aquello que es profundo, no rota de la enfermedad del pensamiento, de modos de pensar exaltados respecto del intelecto en general.  Aquellos que sueñan de día con conocedores de muchas cosas que se les escapan a los que únicamente sueñan de noche.  En sus visiones grises obtienen resplandores de eternidad y se estremecen, al despertar, por saber que han estado en la vera de un lugar secreto.  En raptos aprenden algo de la sabiduría de los que es bueno y más del mero conocimiento de lo que es el mal.  Penetran, sin timón ni brújula, en el vasto océano de la “luz inefable” y otra vez. Como aventureros del geógrafo nubio, “agressi sunt mare tenebrarum, quid in eo esset exploraturi”.  E.A.Poe Eleonora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada